miércoles, 5 de febrero de 2014

En mi reino nunca se pone el sol

Esta frase la pronunció Carlos I en 1556 tras heredarle el trono a su hijo Felipe II.  Cuando la dijo ya estaba muy enfermo.
Carlos I,  fue dueño de un inmenso imperio, era tal su poder y tantos los países que dominaba, que llegó a creerse tan poderoso que se vanagloriaba de ello, es decir, era muy ambicioso, presumía de tanto poder y alardeaba diciendo: "En mis dominios nunca se oculta el sol".  Se refería a su gran Imperio, mientras España dormía (era de noche), en América el Sol brillaba (era de día). Como tenía territorios conquistados tanto en Europa como en América, mientras que en unas zonas era de día, en otras era de noche. En su reinado nunca se ponía el sol, porque cuando se ocultaba por el oeste ya había vuelto a salir por el este. Como el Imperio Español estaba extendido en ambos Hemisferios: Este y Oeste, el movimiento de la Tierra alrededor del Sol provocaba ese fenómeno.
Actualmente la frase tiene otro significado, hoy se usa para indicar ambición, orgullo y vanidad. Es como decir: "Soy tan poderoso que no le temo a nadie".
Fuentes: Artículo de wikipedia y opinion.blogcindario.com/

3 comentarios:

  1. Muy interesante la información,yo tenía una idea por lo que nos comentaste en clase,pero ahora ya se su historia...
    Soy Gaby,besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Gaby! Gracias por tu comentario, espero que te haya servido para aprender más.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Siempre pensé que esa frase era de Felipe II, dicha después de la muerte de su padre Carlos I.

    ResponderEliminar